cachorro y gatito
Los cachorros y gatitos corren más riesgo

larvas del gusano redondo
Larvas del gusano redondo

Toxocaris canis
Toxocaris canis

Estás en: inicio i-perros » enfermedades de perros » los parásitos internos en los perros

Los parásitos internos en los perros: Los gusanos

¿Qué son los parásitos internos?

Los parásitos internos son pequeños organismos vivos que se alimentan de otros organismos vivos. Los parásitos internos más frecuentes son los gusanos. Los hay de dos tipos: redondos y planos.

¿Como afectan los gusanos a mi perro?

Los gusanos se localizan en el intestino del can y se alimentan de la sangre y de los nutrientes que encuentran allí. Así mismo desde el intestino pueden extenderte a otros órganos como son los riñones, pulmones, etc.

Los daños que causan pueden ser muy variados y tener graves consecuencias, desde lesiones en los tejidos hasta obstrucción intestinal, provocando infecciones graves e incluso ocasionando la muerte del perro.

¿Como se detectan los gusanos?

Los gusanos intestinales son difíciles de detectar ya que no se observan síntomas en el perro hasta que la infestación está avanzada. Y además la mayoría no se puede ver en las heces, "a simple ojo", solo un porcentaje muy pequeño es visible para el ojo humano. Pero el hecho que no los veamos no significa que no están, se detectan a través de un análisis de heces.

Los síntomas más comunes son: disminución de vitalidad, pelo sin brillo, pérdida de peso, vientre abultado, anemia, trastornos de la fertilidad, etc.

Entonces si crees que tu perro tiene parásitos internos, pide a tu veterinario un análisis de heces.

¿Cómo se contagian los perros?

Los parásitos, sus huevos y sus larvas se encuentran en todas partes alrededor nuestro. Algunos huevos de parásitos pueden sobrevivir muchos años en el exterior.

Normalmente al nacer los cachorros ya están infectados por los parásitos y si no, se infectan a una edad muy temprana.

¿Cómo se eliminan los parásitos internos?

Hay muchos productos en el mercado que eliminan los parásitos intestinales (pe. Panacur para cachorros y Drontal o Milbemax para perros adultos). Los productos comerciales vienen en comprimidos, jarabes y pastas. Lo importante es utilizar un producto que cubra el máximo tipo de gusanos posible.
La mejor persona para aconsejarte sobre el producto adecuado para tu perro es el veterinario.

Recomendamos desparasitar a los cachorros a partir de la segunda semana de vida y repetir cada dos semanas hasta la duodécima semana. A partir de allí se deberá desparasitar al perro cada 3 meses durante el resto de su vida.

¿Pueden contagiarse las personas?

Los gusanos pueden contagiarse a personas. Los niños corren más riesgo ya que por su estilo de vida son más propensos al contagio.

Las vías de transmisión en personas pueden ser:

Vía oral:
Por ejemplo cuando un perro no desparasitado lame las manos y la cara de su dueño puede transmitirle huevos de parásitos.

Por contacto con el perro:
Simplemente acariciando a tu perro, si este esta infectado te puedes contagiar.

Por contacto con el entorno:
Por ejemplo cuando tocas tierra o arena contaminada.

Los niños corren más riesgo porque todavía no se dan cuenta del peligro. Suelen poner sus manos en la boca cuando están jugando con la tierra en un parque. Por eso es importante evitar que los niños pequeños jueguen en lugares donde se pasean perros.

¿Cómo afectan los gusanos a las personas?

Los síntomas en las personas normalmente son de poca importancia y dependen de muchos factores, pero eso si, en raras ocasiones pueden provocar lesiones en los ojos e incluso la muerte.

¿Cómo se previene el contagio?

Unos consejos básicos:

  1. Recoge siempre las heces de tu perro y tíralas a la basura.
  2. Evita que los niños metan juguetes o sus manos en la boca cuando jueguen en el parque, sobre todo si la zona es frecuentada por perros.
  3. Evita que las mascotas tengan acceso a las zonas de recreo.
  4. Lava las manos después de tocar o acariciar un perro.
  5. Lava las verduras crudas antes de comerlas.
  6. No duermas con tu perro, ni dejes que te lame, al menos que este muy bien desparasitado.
  7. Desparasitar bien a tu perro significa tratarle cada 3 meses.

Si sigues estos concejos tanto tú como tu perro podréis dormir sobre las dos orejas.