logo iperros
Estás en: inicio i-perros » adiestramiento de perros » faq gentle leader

Problemas y Preguntas Frecuentes sobre el collar de perros Gentle Leader

  1. ¿A qué edad puede un cachorro empezar a usar un Gentle Leader®?

  2. ¿Durante cuántas horas puede un perro llevar puesto el Gentle Leader®?

  3. El perro no deja de quitarse el Gentle Leader® del hocico: ¿debería estar apretado el lazo del hocico?

  4. ¿Qué hago si al principio el perro se resiste?

  5. ¿Qué hago si el perro continúa peleándose con el Gentle Leader®?

  6. Al perro le ha salido una llaga en la garganta.

  7. He oído que el Gentle Leader® puede provocar lesiones cervicales o espinales.

  8. El lazo para el hocico ha rozado demasiado el pelo o la piel del hocico del perro.

  9. El perro no se mueve ni juega: simplemente "hace pucheros" cuando lleva puesto el Gentle Leader®.

  10. ¿Deberá recomendar el Gentle Leader® en el caso de un perro tímido?

  11. ¿Cuándo puede el propietario volver a usar un collar tradicional?

Más sobre el Gentle Leader:

Niña con su perro con Gentle Leader
Incluso los niños pueden llevar un perro con el Gentle Leader

Cuando se trata del comportamiento canino y los problemas durante el adiestramiento, lo más normal es tirar de la correa

El ronzal Gentle Leader: revisión de una solución que evita que el perro tire de la correa - Parte I

El ronzal Gentle Leader: revisión de una solución que evita que el perro tire de la correa - Parte II

 

¿A qué edad puede un cachorro empezar a usar un Gentle Leader®?

A partir de las ocho semanas de vida.

volver

¿Durante cuántas horas puede un perro llevar puesto el Gentle Leader®?

Durante hasta 18 horas por día, retirándolo por la noche.

volver

El perro no deja de quitarse el Gentle Leader® del hocico: ¿debería estar apretado el lazo del hocico?

No apriete el lazo del hocico de inmediato. En casi todos los casos, cuando un perro se saca el lazo del hocico, se debe a que la tira del cuello está demasiado suelta. Compruebe primero el ajuste de la tira del cuello: debe quedar alta en la nuca, directamente por detrás de la base del cráneo y lo suficientemente cómoda para que APENAS pueda introducir un dedo entre la tira y la nuca. Si piensa "Está demasiado apretado," seguramente ha dado con el grado correcto. Sólo después de haber ajustado correctamente la tira del cuello podrá determinar si el lazo del hocico debe apretarse o aflojarse. El lazo del hocico reposa justo por detrás de las comisuras de los labios, por delante de los ojos. Debería poder tirar de él hasta llegar al inicio de la trufa, pero no sacarlo.

volver

¿Qué hago si al principio el perro se resiste?

El perro puede resistirse al Gentle Leader® dándole golpes con las patas, dejándose caer al suelo, etc. Recuerde que no siente dolor, sino que está resistiéndose al nuevo mensaje que le dice que ya no es él el que ostenta el control. No intente "consolar" al perro con caricias o con palabras de alivio como "No pasa nada, no te voy a hacer daño, estoy a tu lado." Si lo hace mientras él se resiste, le estará diciendo que lo que espera de él es la resistencia, y estará reforzando sus intentos por controlar la situación. Ahórrese los elogios y las caricias para cuando ya no se resista y pasee, se siente, esté de pie o tumbado tranquilamente, y use un tono de voz alegre y positivo.

Para el perro que se resiste, hemos visto que la forma más sencilla para ayudarle a adaptarse rápidamente consiste en distraerle de sus intentos por luchar y hacer pucheros, y potenciar un comportamiento deseado: por ejemplo pasear y sentarse. El objetivo consistente en la mano cerrada con golosinas sabrosas y a "charla alegre" son herramientas geniales para hacer que se levante y camine o para que se siente tranquilamente. El comportamiento reaccionario se irá extinguiendo mientras el perro reconoce el liderazgo de su amo.

Hay gente que prefiere dejar que el perro disponga de algunos minutos para adaptarse a la nueva sensación del Gentle Leader® antes de realizar el ajuste final del lazo del hocico. Si no se ha efectuado el ajuste final del lazo del hocico y el perro empieza dar golpes con la pata, es muy importante tirar de la correa para que el ronzal no quede suelto y el perro no pueda sacarse el lazo del hocico. Si se lo saca una vez, luchará con mucho más empeño para sacárselo la próxima vez. (A la gente con menos experiencia práctica con este tipo de situaciones quizás le vaya mejor realizando el ajuste final del lazo del hocico antes de intentar los ejercicios de pasear y sentarse, etc.)

Cuidado: Un perro necesita abrir la boca para jadear o respirar durante la actividad física o cuando se encuentra en situaciones de estrés. No mantenga la correa tensa de forma constante durante más de 30 segundos. Su perro podrá abrir la boca cuando lo necesite cuando no haya tensión en la correa.

volver

¿Qué hago si el perro continúa peleándose con el Gentle Leader®?

En primer lugar compruebe el ajuste. En muchos casos esto se debe a que el lazo de hocico está demasiado apretado. La gente, frecuente y erróneamente, aprieta demasiado el lazo del hocico porque han dejado la tira del cuello demasiado floja. Si afloja el lazo del hocico, compruebe el ajuste de la tira de la nuca, que probablemente estará demasiado floja. Apriete la tira de la nuca y reajuste el lazo del hocico.

A continuación, asegúrese de que no haya una presión constante en la correa. Es importante liberar la tensión de la correa inmediatamente cuando el perro esté llevando a cabo un comportamiento correcto. Recuerde que la tensión sobre la correa aplica presión en el hocico, diciendo al perro que ese comportamiento no es el correcto. La correa floja libera presión y le comunica al perro: "Sí. Esto es lo que quiero que hagas."

volver

Al perro le ha salido una llaga en la garganta

Se puede desarrollar una irritación si le dejamos puesto el ronzal al perro durante días sin quitárselo por la noche. La irritación se desarrolla en la GARGANTA, justo por encima de la nuez. Se trata de una zona húmeda que se desarrolla si coinciden tres factores: en la zona que se encuentra por debajo de la tira del cuello no incide la luz y no hay aireación, y las bacterias normales de la piel se desarrollan en presencia de una mayor temperatura y de la falta de luz.

Retire el Gentle Leader® de inmediato y deje que la llaga cure. Lave el Gentle Leader® antes de volver a usarlo (puede lavarlo a máquina y secarlo en una secadora o al aire). Cuando vuelva a ponerle el Gentle Leader® asegúrese de sacárselo cada noche. Recomendamos no dejar puesto el Gentle Leader® durante más de 18 horas por día.

volver

He oído que el Gentle Leader® puede provocar lesiones cervicales o espinales.

El co-desarrollador del Gentle Leader®, el Dr. R.K. Anderson, ha investigado los rumores que dicen que llevar puesto un Gentle Leader® puede provocar lesiones en el cuello o en las vértebras cervicales del perro. Ninguno de los rumores pudieron demostrarse: no se pudo documentar ningún caso de lesión cervical o vertebral provocado por el Gentle Leader®. El Dr. Anderson ha investigado todos los informes de lesiones que le han llegado y sigue solicitando activamente cualquier informe de lesiones para sus investigaciones personales. Gran parte de las primeras investigaciones usadas para el desarrollo del producto fueron llevadas a cabo en facultades de veterinaria punteras. Durante los últimos años de uso, los etólogos, veterinarios y adiestradores han reconocido la seguridad inherente del ronzal Gentle Leader® al usarlo siguiendo las instrucciones y recomiendan cada vez más el Gentle Leader® como ayuda segura y humanitaria para el adiestramiento.

volver

El lazo para el hocico ha rozado demasiado el pelo o la piel del hocico del perro.

El roce excesivo puede darse cuando la tira de cuello no está bien ajustada (está demasiado floja), lo que permite la rotación del lazo para el hocico. También sucederá si el propietario estira fuertemente de la correa hacia un lado, haciendo que el lazo para el hocico rote.

Retire el Gentle Leader® de inmediato y permita que las abrasiones cutáneas curen. Lave el ronzal antes de volver a usarlo (puede lavarlo a máquina y secarlo en una secadora o al aire). Al volver a ponerle el Gentle Leader®, asegúrese de que la tira del cuello esté apretada (que quepa un dedo entre la piel y la tira) y de que el lazo para el hocico quede por detrás de los labios y pueda moverse libremente hasta el final del hocico, pero de que ni el propietario ni el perro puedan sacar el lazo para el hocico. Aunque la clave es el ajuste correcto y apretado de la tira del cuello y el uso correcto para evitar la rotación (no dar tirones fuertes hacia los lados), se puede colocar una tira de piel de topo en la parte inferior del lazo para el hocico con el lado suave de la piel de topo en contacto con el morro del perro.

volver

El perro no se mueve ni juega: simplemente "hace pucheros" cuando lleva puesto el Gentle Leader®.

¡No ceda! Intentar aliviar al perro diciéndole "No pasa nada", acariciándole y estableciendo contacto ocular refuerza, inadvertidamente, que el perro "haga pucheros". Ahórrese las palabras, las caricias, los premios y el contacto ocular para cuando el perro se comporte de la forma que usted quiere.

Cuando el perro se haya calmado y esté tranquilo, incremente su nivel de actividad usando un tono de voz alto y alegre, gestos animados (en otras palabras, haga un poco el tonto) y anímele con juguetes, recompensas realmente sabrosas (las golosinas de hígado liofilizado suelen ser apreciadísimas) o estimúlele para que se levante, camine o acuda usando su mano como objetivo. Intente crear un "rastro de recompensas" en el suelo, premiando al perro mientras camina de una golosina a otra. Trabaje con él cuando esté hambriento: justo antes de la hora de la comida. Programe algunas sesiones de prácticas breves (de un par de minutos) antes de salir a dar un paseo.

Retire por completo toda la atención (nada de contacto ocular, ni indicaciones verbales ni caricias) o, mejor todavía: aléjese. Obtendrá atenciones (contacto ocular, elogios, caricias y a veces comida) cuando no se esté peleando con el ronzal o cuando muestre el comportamiento deseado. Asegúrese de que pasen cosas buenas (comer, jugar, caricias) mientras el perro lleva puesto el Gentle Leader. Haga cosas divertidas para el perro mientras lleve puesto el ronzal: ir al parque, al lago, a la playa, a la tienda de mascotas, a dar un paseo en coche.

Si no quiere moverse, intente "balancearle" como a un coche al que se da cuerda dando tirones suaves y soltando (nada de tirones fuertes) la correa. Póngase en cuclillas y anímele con la voz y con su mano-objetivo. Libere la tensión de inmediato en cuanto empiece a moverse, elógiele y déle un premio.

Recuerde que el perro no siente dolor, sino que simplemente está resistiéndose al nuevo mensaje que le indica que ya no ostenta el control: la paciencia y la insistencia del propietario acabarán dando sus frutos.

volver

¿Deberá recomendar el Gentle Leader® en el caso de un perro tímido?

Los mejores etólogos y adiestradores informan de que el Gentle Leader® es especialmente eficaz para ayudar a los perros miedosos y tímidos y que así se sientan más seguros y tranquilos cuando se encuentran en situaciones que antes les provocaban ansiedad. Con el Gentle Leader®, su perro siente y responde instintivamente a su liderazgo, permitiéndole relajarse y dejar que sea usted el responsable de su bienestar. Cuando el miedo y la ansiedad se reduzcan, su perro aprenderá más deprisa y será un compañero que le dará muchas satisfacciones.

volver

¿Cuándo puede el propietario volver a usar un collar tradicional?

Esta es una pregunta frecuente, y la respuesta es tan única como el propietario y el perro. Uno de los rasgos más característicos del Gentle Leader® es que puede convertirse en un collar tradicional en cualquier momento. (De hecho, el Gentle Leader® es el único ronzal que puede transformarse de esta forma.) El propietario puede escoger usar el Gentle Leader® como ronzal durante un corto periodo de tiempo para así tratar un problema comportamental concreto, para, a partir de ahí, transformarlo en un collar tradicional. Tras el periodo inicial de adiestramiento, el propietario puede usarlo principalmente como collar tradicional, volviendo a transformarlo en ronzal en aquellas situaciones en las que sea necesario un mayor control. Para muchos propietarios, el Gentle Leader® proporciona tal facilidad de control que el ronzal es la opción que usan durante toda la vida de sus perros. (Hay algunos que creen que como no estrangula al perro, el Gentle Leader® es más humanitario que los collares de otros tipos y, por tanto, sustituyen al collar de uso diario incluso aunque no haya problemas comportamentales.)

El propietario es el que debe tomar la decisión de cuándo hacer un cambio y si esto es lo mejor para el perro y la familia. Hay muchas posibilidades de que una pareja de ancianos con un Dogo Alemán lleno de energía se beneficie con el uso del Gentle Leader® de por vida. Si el propietario tiene un Labrador joven al que le encanta saltar encima de las personas, se puede usar el Gentle Leader® junto con la Correa de Interiores durante entre un par de meses a un año para seguir reforzando que el perro se siente para darle la bienvenida a casa. Una vez más, todo depende de cada situación. Una pauta sencilla consiste en que el Gentle Leader® debería usarse siempre que el propietario y/o los miembros de la familia quieran tener un mayor control sobre el perro.

Cuando un propietario está feliz con el nivel de control y le apetezca ver cómo le va a su perro con un collar estándar, el Gentle Leader® ofrece la comodidad de poder ser transformado. Simplemente, use la tira para el cuello del Gentle Leader® como haría en el caso de un collar normal, sin colocar el lazo para el hocico alrededor del morro de su perro. Una la correa al aro de control y el lazo para el hocico se convertirá en una extensión de la correa para el collar. Si salen de paseo y siente la necesidad de un mayor grado de control, deslice de nuevo el lazo para el hocico en el morro de su perro.

Nota: Mientras use el lazo para el hocico como extensión de la correa, asegúrese de deslizar el bozal para evitar los mordiscos en todo su recorrido hasta llegar al aro de la barra central para evitar que el perro lo mordisquee.

volver









-- publicidad --

¡Aprende a educar a tu cachorro ahora mismo!

Aprende a educar a tu cachorro ahora

Aprende paso a paso cómo convertir a tu cachorro en un perro bien educado. Método garantizado. Baratísimo.

Pulsa aquí para empezar ya






Enlaces de interés

razas de perros

nombres de perros

comportamiento de perros

adiestramiento de perros

cachorros

enfermedades de perros

fotos de perros

videos de perros

más sobre perros

comida de perros

campañas

blog


Top 10 malos hábitos de perros

Descubre los 10 malos hábitos más temidos por los dueños de perros, más 1 extra de bonificación. Leer más...


¿Alguna vez has visto un perro cantando flamenco?

Visita nuestra sección de videos y te partes el culo con este perro y mucho más. Ver ahora...


¿Tienes una raza de perro favorito?

Mira aquí si esta en nuestra sección con las 50 razas de perros más populares. Leer más...


¿Cuando empiezas con la educación de tu cachorro?

Una socialización temprana ayudará al cachorro a desarrollarse mejor en el ambiente social. Leer más...