inicio » especial feromonas » ¿Qué son las feromonas?

¿Qué son las feromonas y para qué sirven?

Las feromonas son sustancias químicas que miembros de una misma especie usan para comunicarse. Estas sustancias tienen la particularidad de inducir cambios en el comportamiento de los individuos que tienen contacto con ellas.

En general son captadas a través del órgano vomeronasal que como su nombre indica se encuentra en la nariz. Este organo traduce el mensaje de las feromonas de manera directa por lo que un individuo no se necesita aprender ni recordar lo que significa las feromonas, sencillamente lo sabe. Un miembro de la especie, el emisor, segrega las feromonas y cuando otro miembro de la misma especie, el receptor, las huele se producen cambios determinados en el comportamiento de este segundo miembro.

Dependiendo de los efectos que causan, las feromonas se pueden dividir en dos categorías diferentes:

  1. Liberadoras o disparadoras;
  2. Imprimadoras o detonadoras.

Las primeras que llamaremos "Liberadoras o Disparadoras" tienden a tener un efecto inmediato en el receptor. Producen un cambio fisiológico como puede ser la liberación de alguna hormona. Un claro ejemplo de esto son las feromonas de origen sexual. Afectan al comportamiento sexual y atraen al sexo opuesto.

Otro tipo de feromonas que llamaremos "Imprimadoras o Detonadoras" son las que producen un cambio en el estado emocional de un individuo. Este tipo de feromonas están siendo usadas cada vez más en terapias para potenciar cambios de comportamientos.

La compañía Ceva ha logrado identificar, aislar y reproducir las feromonas que ayudan a reducir la ansiedad y el estrés de los gatos y de los perros. Ceva ha comercializados sus descubrimientos bajo del nombre de Feliway para los gatos y D.A.P. (Dog Appeasing Pheromone) para los perros.

¿Qué es D.A.P. (Dog Appeasing Pheromone) y para qué sirve?

Las perras cuando están alimentando a sus cachorros producen una feromona que calma y tranquiliza a las crías. "La feromona tranquilizadora canina" es producida en unas glándulas sebáceas que se encuentran entre las glándulas mamarias de las perras.

D.A.P. es la versión sintética de esta feromona. Se recomienda su uso para el control y la gestión del miedo y de los comportamientos relacionados con el estrés como puede ser la ansiedad por separación, las fobias (fuegos artificiales, tormentas), etc.

Aplicaciones prácticas del D.A.P.