garrapata
Garrapatas transmiten enfermedades

Estás en: inicio i-perros » enfermedades de perros » las garrapatas transmiten enfermedades graves

Las garrapatas transmiten enfermedades graves

Las garrapatas pueden transmitir enfermedades graves, ya que en su interior sobreviven y se multiplican ciertos tipos de gérmenes. Lo malo es que cuando una garrapata chupa la sangre de tu perro, también abre un camino de entrada para estos gérmenes que pueden infectar al perro.

A continuación detallamos tres de las enfermedades más importantes transmitidas por las garrapatas.

La piroplasmosis, o babesiosis

Es transmitida cuando en la garrapata se encuentran formas infecciosas de piroplasma. Se transmite aproximadamente dos días después de que la garrapata se haya fijado en el perro. Esta enfermedad ataca especialmente a los cachorros, a los animales enfermos o convalecientes. Si se elimina cuidadosa y correctamente la garrapata, el riesgo de transmisión se reduce mucho.

Los síntomas son: fiebre, mucosas pálidas, apatía, anorexia, anemia, sangrado por la nariz, sangre en la orina, jadeo, diarreas y pérdida de visión.

El pronóstico de la piroplasmosis es grave. Hay que tratar a tiempo al perro porque, de no ser asi, puede llegar a morir por fallo hepático y renal.

Ehrlichiosis

Causado por la bacteria Ehrlichia canis.

Los síntomas son: fiebre muy alta, aumento de los ganglios, problemas respiratorios, anemia, signos neurológicos, ceguera, edema y vómitos en su fase aguda.

El tratamiento es a base de antibióticos, durante un período de entre dos y cuatro semanas. El pronóstico de curación de esta enfermedad tiene directa relación con el estado de salud y la edad del animal.

Enfermedad de Lyme, o borreliosis

Esta enfermedad es una zoonosis, o para que nos entendamos mejor, contagiosa para los humanos. Pero la enfermedad de Lyme no se puede transmitir directamente de tu perro a ti, solo te puedes contagiar, si una garrapatas infectada te pica a ti.

Es causada por la bacteria Borrelia burgdorferi que afecta la piel y se propaga hacia las articulaciones y sistema nervioso pudiendo afectar a otros órganos en su etapa más avanzada. Produce cuadros de fiebre, anorexia, poliartritis, miopatías y adenopatías.

Para tratar esta grave enfermedad hace falta un tratamiento con antibióticos durante un mínimo de tres semanas.