Hola amigo/a,

Cristina me ha mostrado como cada vez más personas nos escriben con problemas de educación y comportamiento. Ha sido tan persuasiva que al final me ha convencido para crear un curso de educación-adiestramiento específico para tí.

Para explicarte mi reticencia inicial, primero me gustaría hablarte un poco de mi, de mis perros Scotty (el maleducado) y Dinghy (el angelito) y cómo conseguí que Dinghy se convirtiera en un perro modelo (use un método que funcionó con todos los perros en mi familia).

Me llamo Daniel y soy holandés, vivo en España desde hace más de 12 años. Nací en La Haya donde viví, con mis padres y mi hermana menor toda mi infancia y adolescencia. Al acabar la universidad y siendo como soy un gran amante de los animales, no es de extrañar que empecé a trabajar en un laboratorio veterinario. Por las cosas de la vida y de cierta española de ojos negros vine a vivir a España.

En mi familia todos tenemos perros. Y con todos quiero decir mis padres, mis abuelos, mis tíos, mis primos… en fin todos. Además por mi trabajo tengo mucho que ver con veterinarios y adiestradores caninos.

A pesar de haber tantos perros en mi familia, el primer perro que tuvimos no era exactamente un perro modelo. Se llamaba Scotty.

Scotty dice buenas nochesScotty era un perro mestizo negro que le gustaba ladrar, escaparse y tirar de la correa. No venía cuando le llamaban y robaba comida de la mesa de la cocina. Yo era un bebe cuando Scotty llegó a casa, pero a pesar de sus malos hábitos Scotty era un encanto con los niños. Nos hicimos grandes amigos, pero Scotty nunca perdió sus malas costumbres y mis padres estuvieron más de una vez a punto de darle en adopción… Yo creo que no lo hicieron por mí.

Así que cuando Scotty murió mis padres no querían otro perro. Pero 6 meses después cambiaron de opinión cuando conocieran a una pequeña cachorro de Terrier preciosa. En el mismo instante nos enamoramos todos de ella: mis padres, mi hermana y yo. Nos la llevamos a casa y la llamamos Dinghy. Pero como a gato escaldado le asusta el agua, procuramos que esta vez las cosas fueran de otra manera…

Ya te comenté que todos mis tíos también tenían perros. El perro de mi tío Kers era muy parecido a Scotty: tan cabezón y maleducado como el :-). Tío Kers estaba harto del mal comportamiento de su perro, y al contrario de mis padres que se aguantaron, mi tío se empeñó en convertir a su perro en un perro bieneducado. Puso manos a la obra y empezó a estudiar todos los métodos y sistemas de adiestramiento de perros conocidos. Estudió literalmente decenas de métodos y los probaba todo con su perro maleducado.

Después de mucho experimentar se quedó con un método que funcionaba muy bien con su perro y a su gran sorpresa también con otros perros de la familia. Es un método increíblemente sencillo que cualquier persona aprende en pocas horas y que no cuesta más de 15 minutos por día. Gracias a ese método mi tío puede adiestrar a un perro en poco tiempo dedicándole 15 minutos por día. No importa la edad del perro ni de lo maleducado que este.

Mi tío Kers era un hombre muy ocupado con empresa propia y nunca se dedicó profesionalmente a adiestrar perros. Pero sí ayudó a la familia y yo creo que con los años acabó adiestrando a todos los perros que tuvimos entre unos y otros. Así que cuando Dinghy llegó a casa, recuerdo que fui a ver a mi tío y que este, poco a poco, me enseñó cómo educarla. A mi me encantaban nuestras sesiones de adiestramiento, tanto o más que a Dinghy, y aprendí un montón. Siempre recordaré con mucho cariño las enseñanzas de mi tío.

Yo 16 años con DinghyFue increíble cómo este cachorro en muy poco tiempo se convirtió en un perrito sociable, amable y muy obediente. Podías ir de paseo con Dinghy y andaba a tu lado, incluso sin la correa puesta. Ir de paseo era un placer, porque cuando la llamabas siempre venía corriendo. Le encantaba el juego de perseguir y traer la pelota. Jugábamos 20 minutos a este juego y Dinghy estaba agotada. El resto del día descansaba tranquilamente en casa sin hacer destrozos ni travesuras. En muy poco tiempo era un perro limpio que hacía sus necesidades en la calle y no en casa. Era sociable con otros perros y personas. Solamente ladraba cuando sonaba el timbre de casa, y con un simple “cállate” dejaba de hacerlo.

Cuando vine a vivir a España, me quedé sorprendido al descubrir que este sistema es todavía muy poco conocido en el mundo hispanohablante. Algunos adiestradores se basan en el (los que merecen la pena en mi opinión) pero esta todavía poco divulgado.

Me resistí tanto en crear este curso porque a pesar de mi experiencia práctica con el método, nunca lo he puesto por escrito para explicarselo a otra persona. Asi que despues de acceder a hacerlo, decidí pedir ayuda a unos adiestradores amigos para ver cómo entre todos podiamos estructurarlo.

Con su ayuda, el proyecto empieza a tomar forma y espero poder enseñarte los primeros resultados en breve. Cuando tenga más noticias te lo haré saber.

Por cierto, si tienes preguntas acerca del curso que estoy preparando puedes enviarlas a un correo que he creado especialmente para eso: curso.iperros@gmail.com

Me encantaría recibir tus preguntas y observaciones.

Hasta pronto,

Daniel

 

P.D.
Si todavía no lo has hecho, mándame tu nombre y e-mail y cuando termine el curso serás el primero en saberlo.

Para apuntarte a la lista de espera pulsa aquí »
http://www.i-perros.com/lista-espera.html