cachorro en su baño

Cachorro tomando su primer baño

cepillos para perros

Elige un cepillo especial para perros

Estás en: inicio i-perros » cachorros » Bañar y cepillar a tu cachorro

Bañar y cepillar a tu cachorro
Experiencas traumatizantes, experiencias gratificantes

Es muy importante que las primeras veces que bañes o cepilles a tu cachorro sea especialmente paciente y gentil con él ya que puede estar muy asustado. Además si él recuerda su primer baño o cepillado de manera negativa, cada vez será más difícil meterlo en la bañera o arreglarlo.

Con un poco de cariño y comprensión de tu parte tu cachorro se acostumbrara rápidamente a la rutina del baño y del cepillado, así como a los objetos como el peine, el cepillo, la toalla y el secador de pelo.

Cepillado del cachorro

Los cepillados frecuentes nos evitan los baños muy seguidos. Y se pueden volver uno de los momentos más gratificante para el animal si comienzas a cepillarlo con regularidad (como mínimo una vez a la semana) desde una edad temprana. Así mismo esta experiencia te permitirá revisar al perro "de la cabeza a los pie", en busca de pulgas, garrapatas, etc., sin que este se impaciente.

Necesitarás un peine y un cepillo especial para perros y éstos deben ser del uso exclusivo de tu cachorro.

Primero retira el exceso de pelo suelto con el peine. Comienza por la cabeza y sigue peinando hacia abajo por el cuerpo, la cola y las patas, prestando especial atención a las zonas de pelaje más espeso como el cuello. Luego pásale el cepillo de cerdas suaves para retirar los pelos sueltos que puedan quedar.

Baño del cachorro

No se debe bañar un cachorro antes del final del primer ciclo vacunal.

No se debe bañar a un cachorro de forma regular sino que la frecuencia de los baños varia según el tipo de piel y lo mucho que se ensucie el cachorro. Si este se ensucia mucho (tanto que un buen cepillado no elimine la suciedad) o rueda sobre alguna suciedad especialmente "olorosa", un baño puede ser una buena idea.

Para ello utiliza champú especial para perros ya que la piel y el pelo de los perros son muy diferentes de los nuestros y por favor sigue las instrucciones de uso. Los champúes muy perfumados no son aconsejables debido a la sensible nariz de nuestro amiguito. En efecto si los usas lo único que conseguirás es que tu perro corra a restregarse en algo tan pronto termine el baño.

La temperatura del lugar donde vayamos a bañar al cachorro tiene que se calida y agradable y debemos preparar todo lo que vayamos a necesitar de antemano para prevenir posibles "fugas" de nuestro amiguito.
Esto implica:

  • Un recipiente o bañera con agua tibia (nunca caliente) que cubra hasta la mitad de la altura del cachorro.
  • un recipiente que se usara para echar agua por encima del cachorro.
  • champú especial para perros
  • abundante agua tibia lista para enjuagar al cachorro
  • una toalla vieja y limpia
  • secador de pelo
  • peine y cepillo

Coloca al cachorro con gentileza dentro de la bañera con agua tibia y con el recipiente vete derramando agua por encima del cachorro desde la parte trasera del cuello hacia el resto del cuerpo. Luego aplica el champú en el cuerpo y las patas y frótalo hasta obtener una abundante espuma, asegurándote de cubrir todo el pelaje. La cabeza del cachorro debe ser lo último en ser lavado, prestando especial atención para que no le entre champú en los ojos, ni en los oídos.

Enjuaga el champú con abundante agua tibia. Hará falta mucha agua para eliminar por completo los restos de champú del pelaje del animal.

El cachorro se sacudirá vigorosamente después del baño y esto le quitará la mayor parte del agua, el resto puedes secarlo con una toalla limpia. Puedes completar el secado del pelo utilizando el secador en un nivel de temperatura siempre bajo. Si usas el cepillo al mismo tiempo acelerarás el secado considerablemente.

Especialmente durante la temporada de invierno, asegurate que tu perro no coja frío hasta que esté completamente seco.

¿Tengo que cortar el pelo de mi perro?

¿Cada cuanto? Lo primero que hay que saber es que cada raza es diferente y que la persona que mejor te puede aconsejar sobre el asunto es tu veterinario, peluquero canino o el criador al que le compraste el cachorro.

Aqui solo te podemos dar una normas básicas orientativas:

  • los Poodles cada seis u ocho semanas.
  • perros de pelo rizado, tipo terriers, cada seis u ocho semanas.
  • perros de pelo sedoso, como el Cocker Espaniel, cada tres meses.

Más información sobre la salud de cachorros:
La importancia de la socialización temprana para los cachorros
Higiene del cachorro
¿Cómo saber si tu cachorro está enfermo?